Cómo limpiar tu casa de manera saludable

¿Sabías que muchos productos de limpieza ponen en riesgo tu salud? Te propongo algunas recomendaciones para que puedas limpiar tu vivienda sin utilizar tóxicos.

Nuestro hogar debería de ser un lugar favorecedor para nuestra salud, la de nuestros hijos y la de nuestros animales. Pero a veces adquirimos y normalizamos ciertos hábitos que perjudican nuestra calidad de vida.

Nos acostumbramos a vivir rodeados de químicos, en hogares asépticos que, en lugar de beneficiar nuestra salud, la perjudican provocando que nuestro sistema inmunológico se debilite. Sin darnos cuenta, poco a poco vamos cargando nuestra mochila de tóxicos que, en un momento dado, da como resultado la aparición de dolencias como dermatitis, problemas respiratorios, fatiga o dolores de cabeza. Una evidencia de esto es la sensibilidad química múltiple, que cada vez se hace más habitual entre las “nuevas enfermedades” provocadas por un estilo de vida insalubre.

El aumento de los niveles de higiene y limpieza han supuesto una mejora en nuestra calidad de vida y provocaron la disminución de enfermedades infecciosas. Pero debemos de ser conscientes de sus peligros y hacer un uso responsable de los productos de limpieza químicos. Al emplearlos a diario, nos exponemos a multitud de sustancias agresivas que se introducen en nuestro organismo por medio de la inhalación, la absorción de la piel y la ingestión.

Cada persona reacciona de manera distinta ante los productos químicos, dependiendo de su organismo. Las más sensibles mostrarán antes los síntomas, mientras que las que tengan una mayor tolerancia podrán soportar la exposición durante más tiempo sin mostrar síntomas, aunque también les esté afectando.

Desinfecta sin tóxicos

Si echas un vistazo en tu cocina o en tu baño, puedes encontrar un sinfín de productos que contienen sustancias peligrosas para tu salud y la del medio ambiente. Estos compuestos químicos acaban en las aguas de los ríos, provocando la eutrofización de las aguas y comprometiendo la salud de múltiples organismos acuáticos, que forman parte de la cadena alimentaria.

Los productos de limpieza, tales como lejía o amoníaco, pueden producirte irritación de la piel y de las mucosas, así como efectos crónicos a largo plazo debidos de uso regular. Si desconoces los efectos de un producto, antes de comprarlo observa los símbolos o pictogramas que aparecen en el envase:

IRRITANTE

TÓXICO
CORROSIVO

INFLAMABLE
TÓXICO POR INHALACIÓN, INGESTIÓN O CONTACTO CON LA PIEL
PELIGROSO PARA EL MEDIOAMBIENTE

Existen multitud de productos alternativos que no representan un riesgo para tu salud y la del entorno. Además, son mucho más económicos y seguro que ya los tienes en casa.

Vinagre blanco

Debido a su ph y el contenido de ácido acético, crea un ambiente inhóspito para muchos microorganismos. Diluido en 25% de agua, es el limpiador perfecto para cualquier lugar de la casa (suelos, ventanas…). Es bueno para desinfectar, desengrasar, dar brillo o eliminar la cal. Pero debes tener cuidado con el mármol o el granito, porque su ácido puede dañar la superficie.

Jabones naturales

Diluidos en agua, tienen multitud de utilidades.

✔️ Si los usas como detergente para la colada, ayudará a suavizar la ropa y no resultará dañino al contacto de las prendas con el cuerpo. Son recomendables para las personas con pieles sensibles o atópicas y en el caso de los niños. Los detergentes químicos son agresivos para nuestra piel.

✔️ Como limpiador de suelos, son eficaces para limpiar todo tipo de superficies y además dan brillo a pavimentos de granito.

Limón

Es un buen desengrasante, desinfectante y ayuda a eliminar malos olores.

Bicarbonato sódico

Es útil para desincrustar, blanquear y desodorizar. En superficies más sucias, se puede añadir junto con el vinagre para crear un limpiador más efectivo.

Percarbonato

Podríamos decir que es el sustituto saludable de la lejía, por sus propiedades antibacterianas y desinfectantes. Es un buen quitamanchas y blanqueador.

Agua oxigenada o peróxido de oxígeno

Si tenemos mohos, resulta muy útil rociar estas zonas con una solución al 3% de agua oxigenada. También tiene propiedades blanqueantes y antisépticas.

Ácido cítrico

Es un buen desinfectante y antical. Es perfecto para utilizar en lavadoras o desincrustar cafeteras. Aunque en superficies sensibles al ácido resulta excesivamente agresivo, como mármol o granito.

Aceites esenciales

Puedes añadir unas gotas de aceites esenciales que, además de aportar buen olor, sus propiedades ayudarán a desinfectar.

✔️ Los aceites de eucalipto, cítricos y menta tienen propiedades desinfectantes.

✔️ Los de árbol de té y lavanda, además son bactericidas y antisépticos.

Limpiador multiusos

Diluye vinagre en agua al 25%. Si quieres puedes añadir aceites esenciales.

Limpiador multiusos bactericida (para encimeras de marmol o granito)

Disuelve 500 ml de jabón en agua hirviendo + 1 cucharada de percarbonato.

Para desatascar tuberías

Mezcla 3 cucharadas de bicarbonato de sodio + 1/2 taza de vinagre. Luego añade agua hirviendo.

Cómo evitar los alérgenos

Es muy importante mantener una correcta higiene para protegernos de los alérgenos, sobre todo en épocas de mayor producción de polen o en el caso de viviendas en las que habite algún miembro con alergia.

La clave es mantener siempre limpias las estancias, especialmente el dormitorio. Ante todo, debemos evitar la acumulación de polvo y las humedades, ya que pueden provocar la producción de mohos.

Limpia el polvo con un paño húmedo

Los métodos de limpieza como los plumeros no son saludables, ya que provocan que los ácaros se diseminen por el ambiente.

Utiliza aspiradoras con filtro HEPA (High-Efficiency Particular Air)

El hecho de barrer y la utilización de aspiradoras convencionales favorecen la incorporación de estos ácaros al aire. Mientras que el filtro HEPA, debido a su diámetro, es capaz de retener partículas y ácaros de muy pequeño tamaño.

Lava la ropa de cama con bicarbonato y agua caliente

Cambia frecuentemente las sábanas y lávalas a altas temperaturas. Los peluches también son una fuente de ácaros, por lo que también es recomendable que los laves con agua caliente y evites tenerlos en dormitorios de niños con asma.

Recuerda dejar un tiempo para que ventile la cama antes de hacerla, así se secará la humedad de la noche.

También es aconsejable aspirar el colchón para evitar la inhalación de los excrementos de ácaros.

Ventila mucho

La ventilación es la clave para una buena calidad del ambiente interior. Un mínimo de 20 minutos al día producirán una renovación del aire interior, que ayudará a prevenir la aparición de mohos. En los casos con alergia al polen, se recomienda abrir sólo las ventanas de la zona opuesta a los vientos predominantes.

Iluminación natural

“Donde entra el sol, no entra el médico”. Este dicho popular nos explica que los rayos del Sol son bactericidas, por lo que si tienes estancias con iluminación natural, aprovéchalas para mejorar la calidad biótica de tu casa.

Ya ves que crear hábitos de vida saludables es muy sencillo. Es cuestión de ir aplicándolos poco a poco en nuestras costumbres diarias y retomar los viejos trucos del saber popular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: